¡Ay, que risa tía Felisa!

En una celebración litúrgica en Roma, en medio del sermón, el Papa Francisco contó que un día en una casa sonó el teléfono: “Ring, ring, ¿Aló? –¿Es la embajada de Laos? –Sí, señor. –Pues mándeme uno de vainilla”.

 

El Cardenal Osoro con otros dos grandes amigos de Bergoglio: el cardenal Maradiaga, y el Padre Ángel; en un momento de complicidad.
Compartir

One thought on “¡Ay, que risa tía Felisa!”

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*